Accesorios DIY para la mesa de luz: botellas sensoriales

Las botellas sensoriales son una magnífica herramienta para jugar en la mesa de luz. 

Observar los contenidos de cada botella y sus efectos con la luz es una actividad muy enriquecedora y a la vez divertida. 

Con este sencillo material se estimulan los sentidos del niño/a.

  • observará los colores
  • escuchará los distintos ruidos que hace cada botella
  • tanteará los diferentes pesos
  • podrá diferenciar entre distintas densidades de líquido o sólido

Algunas ventajas de las botellas sensoriales

  • son económicas
  • son fáciles de hacer
  • ilimitadas posibilidades en su contenido
  • un éxito entre los más pequeños

Cómo se hacen:
1 - Elige qué tamaño de botella quieres usar, o haz diferentes medidas. Normalmente las botellas de agua suelen ser de 0,25L, 0,5L, 1L, 1,5L o 2L

2 - Llénalas del material que quieras según el efecto que te interese crear.

Ideas:

  • tuercas
  • botones de colores mezclados o una botella con botones de un mismo color
  • agua y colorante alimenticio
  • agua + colorante + gomas pequeñas de colores (¡efecto fantástico!)
  • agua, jabón y colorante (para ver las burbujas)
  • agua, alcohol y colorantes (para trabajar con densidades)
  • trocitos de pajitas cortadas de unos 3cm
  • agua y purpurina
  • arena fina
  • arena gruesa
  • arena y conchas o caracoles
  • canicas
  • monedas
  • hojas 
  • gomas del pelo
  • distintos materiales de manualidades (bolas de algodón, estrellitas..)
  • arroz
  • arroz previamente coloreado con colorante y dejado secar

3 - Cierra las botellas con el tapón y séllalo con pegamento, cinta o silicona. 

IMPORTANTE: Sobretodo nunca dejemos a un bebé jugando con una botella sensorial sin supervisión de un adulto. No olvidemos que al fin y al cabo es una botella de plástico que se puede romper, agujerear, abrir...

¡A disfrutar!

 


Publicación más antigua Publicación más reciente

0 comentarios

Dejar un comentario