EL VERANO ES LARGO, ¡PERO PASA VOLANDO!

Aun estamos en agosto, pero en las calles ya se respira ese ambiente peculiar. Igual que en noviembre se respira la Navidad, o un día de marzo sales a la calle y de repente “hueles” la primavera, estos días el aire está cargado de partículas “vuelta al cole”. De eso se encargan los escaparates de las tiendas con las nuevas colecciones, los anuncios de televisión y también nuestro interior que nos recuerda que llevamos ya una eternidad de verano y que esto se tiene que acabar pronto.

TIEMPO DE CALIDAD
La vuelta al cole es un momento importante del año. Llega la separación padres-hijos y la mayoría estamos divididos: queremos o no queremos que empiece el cole?
Pero lo verdaderamente importante es si ELLOS tienen ganas de volver al cole. La mayoría responden que “de ver a los amigos si, de ir a clase y hacer deberes no”. También están divididos.
Sea como sea, estas últimas semanas de verano los peques piden nuestra atención a todas horas, como si fueran muy conscientes de que se acerca esa separación o como si ellos también “olieran a vuelta al cole”. Es importante que atendamos a esas demandas para que empiecen el nuevo curso con fuerza y autoestima.
Dedicarles tiempo de calidad y acompañarlos de forma respetuosa en el juego, en el aprendizaje y en los cambios, les brindará la seguridad necesaria para convertirse en pequeños seres independientes con una mochila en la espalda y su vida por delante.


VUELTA AL COLE DE FORMA RESPETUOSA
No todos volvemos al trabajo o al cole con las mismas ganas y energía, algunos nos cuesta horrores adaptarnos a esa rutina. Empaticemos con los niños, y hagámosles saber que entendemos lo que les pasa. Hay varias formas de retomar la rutina de invierno paulatinamente, respetando los tiempos de cada niño.
La comunicación es importantísima. Hablar con ellos, explicarles cómo va a ser la nueva rutina, qué profesores van a tener, despejar sus dudas, elegir juntos las actividades extra-escolares. Cuanta más información tengan, más tranquilos y confiados se sentirán.
Si les animamos a que nos cuenten anécdotas positivas del curso anterior, les ayudaremos a recordar la parte divertida de ir a la escuela.
La actitud que tengamos nosotros será determinante. Recordemos que los niños captan nuestras emociones, con lo que si mostramos entusiasmo, se les contagiará.
Empezar los días con amor y cariño. Despertarlos suavemente, desayunar con calma, dar un paseo antes de llegar al cole, hará que entren a clase con una buena dosis de nosotros. Intentemos organizarnos para que esto sea posible en medio del caos de nuestra rutina. Podemos acostarnos antes y levantarnos antes.


PROPUESTA DE ACTIVIDADES
Hay muchas actividades que podemos hacer con nuestros hijos para aprovechar bien estas últimas semanas de verano. Aquí unas cuantas:

  • Jugar con la mesa de luz y proponerles diferentes actividades, experimentar con ellos los efectos de la luz, las sombras, los colores…
  • Acompañarlos en sus juegos de construcción. Ayudarles a construir, si así lo piden, o limitarnos a admirar los resultados
  • Las actividades al aire libre pueden ocupar gran parte del día, sobretodo aquellas relacionadas con la naturaleza. Ir en bici, construir un nido con branquitas, jugar al escondite en el bosque, o ir a buscar higos o moras para merendar.
  • Las actividades DIY son ideales para hacer con los niños. De un trabajo de cooperación entre el niño y el adulto, salen resultados bonitos y sorprendentes de los que estar uno orgulloso. Un marco de fotos para esa foto de las vacaciones, personalizar el estuche del cole, hacer títeres y representar una historia, etc
  • Preparar con ellos la vuelta al cole, ir a buscar los libros con ellos, forrarlos con ellos, comprar con ellos el material escolar, la ropa, etc. Nuestros hijos no solo quieren jugar con nosotros, a veces solo quieren estar con nosotros sea lo que sea que tengamos que hacer. Dejemos que nos acompañen.

Publicación más antigua Publicación más reciente

0 comentarios

Dejar un comentario